¡Atención a este post! Porque estamos ante el problema más grave que podemos tener con las humedades: equivocarnos en el diagnóstico.

Si cometemos un error a la hora de localizar el origen de la humedad, las posibles soluciones que nos planteemos al respecto no servirán para nada. Sea cual sea la medida que adoptemos, estaremos tirando el dinero y seguiremos con el problema de humedades.

Lo más importante SIEMPRE es determinar dónde nace el problema, cuál es su origen. No debemos hacer nada hasta que tengamos la certeza de por dónde entra el agua.

Riesgos del mercado

Resulta obligado aprovechar este post para alertaros a todos los que sufrís patologías por humedad y que estáis a punto de contratar a “reconocidas empresas que solucionan humedades”. ¡No sospecháis la que se os viene encima!

Durante el ejercicio de nuestra profesión hemos presenciado innumerables diagnósticos erróneos sólo por el hecho de que una empresa quiera vendernos la solución que comercializa, que no es lo mismo que la solución necesaria acorde a nuestro problema. Es decir, no se trata de errores humanos, sino de errores intencionados.

Digamos que, si yo soy especialista en impermeabilizar, siempre voy a decirte que la solución a tu problema es impermeabilizar. Si yo soy especialista en aislar, siempre voy a decirte que la solución a tu problema es aislar. Y si yo soy especialista en vender humo, como en el fondo tú no tienes ni idea de humedades, te voy a vender lo que me dé la gana. Y esto, amigo mío, es lo que ofrece el mercado de “reconocidas empresas que solucionan humedades”.

Un buen ejemplo

Después de ver infinidad de viviendas con infinidad de problemas distintos, hace poco nos personamos en un ático en el que nos solicitaban inspección para la realización de un informe pericial.

Francamente, después de ver auténticas aberraciones de supuestos expertos que solucionan humedades, y ya hemos hecho mención a esto en el post “Lo que nadie te cuenta sobre las humedades”, este caso en particular ha sido la gota que colma el vaso.

Nos personamos en una vivienda de Pontevedra, la vivienda objeto se trata de un bajo cubierta (última planta de un edificio), con una terraza accesible desde el salón.

terraza filtraciones 1

Como se ve perfectamente en la fotografía, la humedad se presenta en un muro del salón en contacto con el exterior, coincidiendo con el acceso a una terraza transitable, como se puede ver en la siguiente fotografía.

terraza filtraciones 2

Una vez inspeccionado el caso in situ, llegamos a la conclusión de que estamos ante una humedad de ascensión capilar en el muro de cerramiento, provocada por una filtración de la terraza. Traducido en palabras llanas: el origen de la humedad es una filtración de agua desde la terraza y el agua, una vez que ha penetrado en el muro desde la terraza, asciende por la pared del salón por efecto de la capilaridad.

El cliente nos cuenta un poco la cronología de lo que ha sucedido. Una vez que detectaron los problemas, pidieron a una empresa “experta” que les diagnosticara el problema y se lo presupuestara; hasta aquí todo bien, la empresa “experta” diagnostica un problema de filtración de la terraza, y ejecuta la reparación de la misma con pintura de poliuretano.

Pasado un tiempo, se constata que la reparación no surte efecto (¡sorpresa!), ya que durante la ejecución no se resuelven bien los puntos singulares (sumideros, juntas, encuentros…), y el cliente pide responsabilidades a la empresa. Y aquí viene el vergonzoso protocolo de actuación de estas empresas:

La empresa responde al cliente que la impermeabilización de la terraza está bien ejecutada, que ellos han hecho bien su trabajo, que ahora el problema es otro: se trata de humedad por capilaridad y adjunto le acompañan un presupuesto de tratamiento con electroósmosis para solucionarlo.

Es decir, he ido a tu casa, te he diagnosticado el problema, te he ejecutado la solución que yo te di, te la he cobrado (bien cobrada), y cuando ahora vuelves a estar como estabas… ¡te la intento colar otra vez! Y no sólo eso, sino que encima de no saber reconocer cuál es la causa real (la deficiente ejecución de los puntos singulares), achacan las humedades a una causa físicamente IMPOSIBLE. Ahora os explicamos por qué.

empresa humedades estafa timo ocu

¿Qué ha pasado realmente?

De entrada, lo que ha pasado, es que hemos topado con unos caraduras. Eso para empezar. Si no son capaces de responsabilizarse de sus propias actuaciones ni ponerse en el lugar de un cliente insatisfecho, mal vamos…

Pero lo que realmente ha pasado, y realmente exacerba a quiénes pretendemos hacer las cosas bien, es que a este cliente han ido a su casa a venderle la moto. Se trata de una empresa que le ha vendido la solución que les ha dado la gana, la que ellos hacen, sin justificar por qué esa o por qué no otra.

Volviendo a la frase más importante para SIEMPRE, para cualquier problema de humedad: lo más importante es determinar dónde nace el problema, cuál es su origen:

¡Atención! Humedad por capilaridad en un 5º piso no va a ser NUNCA el origen del problema. Es físicamente imposible. ¿Por qué? Pues porque no es lo mismo una humedad que tiene por origen la capilaridad (para lo cual necesariamente los muros deben estar en contacto con el terreno), que una humedad con origen en otra causa y que, una vez que el agua está dentro del muro por esa otra causa, experimenta un fenómeno de ascensión capilar. Es muy distinto. En este segundo caso, si pretendemos solucionar la humedad enfrentándonos a la capilaridad, no nos estaremos enfrentando a la causa del problema, por lo que el fracaso está garantizado.

Cuando definimos la humedad capilar en edificación nos referimos a ascensión de agua del terreno en los muros que están en contacto con el suelo. En estos casos  pueden ser efectivos estos tratamientos, la electroósmosis o las inyecciones de resina (como siempre, habría que estudiar el caso a fondo); pero si tenemos ascensión de agua en los muros de un 5º piso, tenemos que buscar el origen: pueden ser filtraciones de fachada, filtraciones de terraza, puede ser una fuga en tuberías… en fin, puede ser casi cualquier cosa, pero nunca capilaridad. Lo correcto sería estudiar el caso concreto y proponer una solución viable sólo cuando se haya identificado cuál es la causa que origina la humedad.

Menos mal que este pobre cliente pidió una segunda opinión a tiempo. Imaginaos por un momento que vuelve a confiar en la empresa “experta” y se vuelve a dejar el dinero en un tratamiento ¡que ni siquiera ataca a la fuente del problema! No quiero ni pensar qué habría pasado cuando un tiempo después perdurase su problema de humedades…

humedades_mortadelo_filemon

Consejo

Como veis, hoy en día lo que realmente encontramos en el mercado son empresas que barren para casa. Lo que intentan no es solucionarnos el problema, sino vendernos aquellas soluciones o aquellos productos que comercializan, sin importarles el resultado obtenido, y muchas veces nos ocasionan aún más problemas de los que teníamos.

Para prevenir esto, lo que debemos hacer es contactar con profesionales técnicos que estudien el caso concreto, investigando la causa de la patología y proponiendo la mejor solución, pero siempre JUSTIFICADA en base al origen de la humedad.

Las ventajas son todas, pero fundamentalmente dos: estaremos resolviendo el problema en el origen y podremos comparar precios de varias empresas sobre una misma solución, la que sabemos que nos han justificado que va a funcionar, en vez de dejar que cada cual nos oferte lo que le convenga.