Con el artículo de hoy, ponemos fin a toda una serie de “Trucos caseros para evitar la condensación”. Al igual que todos los factores que hemos ido viendo durante las últimas semanas, la presencia en casa de plantas y mascotas es otro de los factores que va a incidir directamente en la cantidad de vapor de agua presente en nuestra casa, a la larga, el causante de los problemas de humedad por condensación.

Mascotas y plantas

Al igual que ocurría en el caso del número de ocupantes, las mascotas son otra de las variables que influye mucho en el aire interior de una vivienda. La respiración de una mascota es generalmente más acelerada que la de las personas y, a menudo, están más tiempo dentro de casa que nosotros, por lo que ambos factores desencadenan un aire interior mucho más cargado de humedad.

Además, dependiendo del animal, influye mucho su sudoración. Los perros, por ejemplo, sudan fundamentalmente a través de las almohadillas de sus patas y a través de su lengua. En menor medida sudan también por la cara y las orejas. Teniendo en cuenta que los perros deberían hacer ejercicio unas tres veces al día y no siempre podemos sacarlos de casa… ya intuimos que la cantidad de vapor de agua que incorporan al ambiente es significativa. Y si en lugar de una mascota, tenemos dos o tres, podemos ir haciéndonos una idea.

En cuanto a las plantas dentro de casa, hay que aclarar que es un factor que incorpora menos vapor de agua al ambiente, sin embargo, es una fuente que generalmente no se tiene en cuenta y que produce vapor por transpiración de las plantas. Toda el agua usada en el riego termina por evaporarse.

Plantas problema humedad condensacion

Nosotros regamos las plantas y las raíces absorben el agua, pero en la fotosíntesis sólo se utiliza una pequeña parte de esta agua. La planta elimina el resto del agua mediante la transpiración de sus hojas. A esto hay que añadir el agua que usamos al regar que no ha sido absorbida por las raíces y permaneció en la tierra, que será eliminada por evaporación directa. Al conjunto de la transpiración y la evaporación se le conoce como evapotranspiración. En definitiva, otro factor que incrementa la cantidad de vapor de agua en nuestra casa.

¿Cómo reducir la humedad yo mismo?

En cuanto a las mascotas, lo único que se puede hacer es tratar de acondicionar un espacio fuera de la propia vivienda para evitar que sean un factor más que sume vapor de agua en el interior. Un jardín o una caseta en el exterior son la mejor solución, pero si vivimos en un piso sin esta posibilidad, la mejor idea es restringirles el acceso a ciertas estancias. En concreto, los dormitorios son el último sitio donde deberían entrar nuestras mascotas, ya que en estas habitaciones nosotros mismos emitiremos mayor cantidad de vapor todas las noches. Es una pena, pero será muy mala idea dejarles dormir al pié de nuestra cama si tenemos un problema de humedad por condensación.

Siempre que podamos cansarles fuera de casa, mejor, así evitaremos que hagan ejercicio entre nuestras cuatro paredes y su respiración se acelere emitiendo más cantidad de vapor. La alternativa a minimizar la emisión de vapor es combatir su exceso sin actuar en el origen (por supuesto, menos recomendable), pues no nos quedará mas remedio que compensar el exceso de vapor mediante mayores atenciones a la ventilación, tal y como proponíamos en el caso de la calefacción.

mascotas perro humedad condensacion

En cuanto a las plantas, la medida más importante es no convertir nuestra casa en un invernadero. Un par de plantas en el salón rara vez supondrán un verdadero problema, pero tener en casa un jardín botánico es motivo suficiente para generar condensación en una habitación. Por lo demás, ser consciente de las necesidades y particularidades de cada especie es otro factor muy recomendable. Cada planta requerirá unas frecuencias y cantidades de riego distinto, con lo que el aporte de agua debe ser particular para cada una. Un exceso de riego que la planta no exija para su fotosíntesis acabará evaporando agua a la atmósfera, pudiendo desembocar en un problema. Y ya por último, si somos unos fanáticos del reino vegetal, convendría destinar una habitación concreta a nuestro hobby. De este modo, podremos limitar el exceso de humedad en el ambiente a una única habitación y estar pendientes de su control sin que el resto de la vivienda sufra las consecuencias.

Y recuerda…

Si este artículo te ha resultado útil, no olvides que a lo largo de las últimas semanas hemos ido publicando todos estos:

¿Echas algún artículo en falta? ¿Algún truco casero que se nos ha pasado por alto? ¿Te gustaría recibir consejo sobre tu caso particular? Para eso, y para mucho más, ¡no dudes en escribirnos!