Continuamos nuestro hilo de problemas en fachadas con una de las causas más típicas y recurrentes: la rotura de canalones y bajantes. En estos casos la humedad es ocasionada por la rotura de algún conducto o tubería del edificio que, mediante la pérdida continuada de agua, provoca la penetración a través de poros y fisuras. Este problema puede acabar generando tanto manchas en la fachada como humedades en el interior de nuestra vivienda.

Cuando las piezas encargadas de recoger el agua de lluvia fallan, se producirán manchas de humedad en el entorno del punto donde se encuentra la rotura. Las bajantes y canalones generan humedades por dos motivos: tras una rotura o tras un mantenimiento deficiente. Un tercer caso sería una mala ejecución de estos elementos, lo que a priori lograremos evitar respetando los parámetros mínimos que indica el Código Técnico de la Edificación.

humedad bajantes

Canalones

El deficiente mantenimiento de canalones es una de las causas más frecuentes de humedades en viviendas. Resulta muy importante efectuar un mantenimiento periódico de los canalones, ya que tienden a acumular hojas y suciedad, dificultando el avance del agua recogida. Cuando el agua no logra fluir hacia su bajante puede acumularse en el canalón y acabar rebosando hacia el exterior. Al final discurrirá por la fachada generando esas manchas típicas provocadas por la absorción de los materiales de construcción.

Otro de los factores a tener en cuenta son las distancias mínimas. Con una distancia inadecuada entre canalón y fachada el agua puede discurrir por el paramento, generando también las mismas manchas de humedad. A continuación señalamos algunas de las indicaciones que nos facilita el CTE para ejecutar correctamente nuestro canalón:

  • Tendrá una pendiente mínima hacia la bajante de un 1%
  • Las piezas del tejado deberán sobresalir como mínimo 5 cm sobre el canalón.
  • Cuando el canalón sea visto, debe disponerse el borde más cercano a la fachada de tal forma que quede por encima del borde exterior del mismo.
mantenimiento terraza

Bajantes

En el caso de las bajantes las deficiencias más habituales son las debidas a un diseño incorrecto de la red. Un deficiente cálculo del diámetro de las bajantes puede generar roturas en el material por incapacidad para conducir el agua captada. Menos común es el caso de deficiente mantenimiento, donde la anomalía más generalizada es el envejecimiento del sellado de las juntas, que acaba provocando la pérdida de agua entre tramos de conducciones y dando lugar a las temidas manchas en la fachada.

El CTE en su apartado DB-HS5 nos indica que:

  • Las bajantes deben realizarse sin desviaciones ni retranqueos y con diámetro uniforme en toda su altura excepto, en el caso de bajantes de residuales, cuando existan obstáculos insalvables en su recorrido y cuando la presencia de inodoros exija un diámetro concreto desde los tramos superiores que no es superado en el resto de la bajante.
  • El diámetro no debe disminuir en el sentido de la corriente.
  • Podrá disponerse un aumento de diámetro cuando acometan a la bajante caudales de magnitud mucho mayor que los del tramo situado aguas arriba.
humedades bajante

En definitiva, la mejor práctica para evitar humedades causadas por bajantes y canalones pasa por llevar al día las tareas de mantenimiento. Unas conducciones limpias y libres de depósitos garantizarán el flujo de agua, evacuando las lluvias y evitando problemas indeseables en nuestras viviendas.