Las humedades por condensación superficiales se producen por efecto conjunto de dos factores: la temperatura de rocío y la temperatura superficial interior. Por tanto, para evitar la condensación debemos actuar, al menos, sobre una de ellas.

Generalmente, en viviendas resulta más rentable decantarnos por la vía de la ventilación. Mejorando la ventilación estaremos reduciendo el valor de la temperatura de rocío y, con ello, minimizando el riesgo de padecer condensaciones. En cambio, para actuar sobre la temperatura superficial, nuestras opciones pasarán por incorporar materiales con una mejor resistencia térmica o con mayor espesor, dado que el objetivo es incrementar su temperatura superficial. Esto es lo que conocemos como aislamientos.

pared fría

¿Por qué es conveniente el aislamiento?

La condensación de vapor de agua depende de la cantidad de vapor presente en el aire y de la temperatura. La concentración máxima de vapor de agua en el aire (presión de saturación de vapor), en realidad, depende de la temperatura. El aire frío permite una menor cantidad de vapor de agua que el aire caliente. El fenómeno de condensación se producirá, cuando la cantidad de vapor de agua sea mayor que la presión de saturación del aire a esa temperatura.

Por este motivo, si no disponemos de un buen aislamiento o incluso de una barrera de vapor en ambientes húmedos y fríos, tendremos riesgo de condensaciones en las superficies frías del cerramiento.

aislamiento humedad

¿En qué orden colocamos cada aislamiento?

El orden de colocación de los materiales, en relación a la difusión de vapor y riesgo de condensaciones, es fundamental. La posición del aislamiento en la cara fría del muro, es decir en la cara exterior, convierte en caliente todo el muro y reduce el riesgo por condensaciones, en cambio, la implementación de aislamiento por el interior puede resultar menos eficiente.

Desgraciadamente no siempre es viable aislar por el exterior y nos vemos obligados a hacerlo por el interior. En estos casos utilizaremos materiales diseñados para actuar contra el vapor de agua, es decir, barrera de vapor. Estas suelen venir ya junto el aislante, y su posición debe ser situarla en la parte más próxima al ambiente interior, en caso contrario se pueden producir condensaciones.

aislamiento humedad antihumedad

La combinación de varios materiales puede ser contraproducente, causando condensaciones debido a que tienen diferentes factores de desequilibrio higrotérmico. En este caso, el orden correcto de colocación es con los factores de desequilibrio higrométrico crecientes desde dentro hacia fuera. Si esto no es posible, se debe evitar colocar en la cara fría de un material otro cuyo factor de desequilibrio sea muy inferior al suyo. En cualquier caso, los materiales muy desequilibrados deben de ir lo más cerca posible del exterior del cerramiento.

En resumen

En resumen, lo ideal es tener bien claro cuál es el objetivo que se persigue antes de lanzarse a aislar de una u otra forma. Cada vivienda tendrá unos condicionantes concretos que favorezcan la adopción de unas u otras medidas y, dependiendo de estos condicionantes, la solución ideal será diferente para cada caso concreto.