Una vez efectuado el tratamiento de inyecciones o de electroósmosis, estamos en disposición de afirmar que el origen de las humedades ha sido atajado. Hasta ahora, había humedad ascendiendo por las paredes procedente del terreno; a partir de ahora eso ya no ocurre.

Pero hay que saber que los muros tratados todavía contienen la humedad que ha ido ascendiendo con el paso de los años. Es, por tanto, el momento de dar salida a las humedades preexistentes, acumuladas con el paso de los años en el muro por ascensión capilar. Un tratamiento de inyecciones o de electroósmosis por sí solo no elimina la humedad acumulada, sólo impide que siga ascendiendo el agua.

Repicado y revocado de los muros

El procedimiento habitual consiste en picar toda la carga contaminada y reponerla por un revoco nuevo libre de humedades. A continuación, se profundiza en la naturaleza de esta operación:

La eliminación de las humedades preexistentes comprende:
1. Eliminación de las humedades preexistentes en el muro/tabique objeto de tratamiento
2. Eliminación de las humedades preexistentes en las capas aplicadas sobre el muro/tabique objeto de tratamiento

1. Eliminación de las humedades preexistentes en el muro/tabique

La única forma posible de dar salida a la humedad acumulada en el muro es mediante evaporación. La humedad abandonará el tabique en estado gaseoso. Muchos son los factores que determinan el tiempo necesario para el completo secado del tabique. De todos ellos, los que mayor peso específico tienen son tres:

  • El índice de humedad acumulada: a mayor cantidad de humedad acumulada, mayor será el tiempo de secado necesario.
  • El espesor del muro: cuanto mayor sea el espesor del muro, más tiempo necesitará la humedad hasta aflorar en la superficie, pues mayor será el recorrido hasta evaporarse.
  • El material del muro: cuanto más poroso sea el material, menor será el tiempo de secado, pues más sencillo será el camino que recorra la humedad hasta la salida.

Sabiendo esto, existen una serie de medidas que podemos adoptar durante el secado del muro para favorecer el proceso y minimizar, por tanto, el tiempo de secado. De entre estas medidas, las más aconsejables en relación afecciones/precio son:

  • Maximizar el tiempo en el que el muro se encuentre visto: cuanto más tiempo transcurra tras haber picado la carga antes de volver a revocar, menor será el tiempo de secado, pues menor será el recorrido de la humedad hasta la salida.
  • Generar corrientes de aireación: la ventilación es un medio muy eficaz y poco costoso para favorecer el secado del muro.

picado-revoco-humedad

2. Eliminación de las humedades preexistentes en las capas aplicadas sobre el muro/tabique

La forma más recomendable de conseguir este objetivo es picando el revoco contaminado y reponiéndolo por uno nuevo. De esta forma, todas las humedades contenidas en las capas aplicadas sobre el muro/tabique se eliminan de raíz.

A continuación, repondríamos todas estas capas empleando siempre materiales transpirables, ya que es necesario que el muro de base siga su propio proceso de secado a través de estas capas, que no pueden suponer una barrera de vapor. Siguiendo esta premisa, cualquier material transpirable es susceptible de ser utilizado. En base a los resultados obtenidos a lo largo de nuestra dilatada experiencia, en Hume Ingeniería acostumbramos a efectuar el nuevo revoco con un mortero de cemento, regleado, amaestrado y fratasado. El posterior enlucido se ejecutará con un mortero de cal de polvo fino, y finalmente la capa superficial y decorativa se aplicará con pinturas al temple. Los materiales mencionados garantizan un óptimo grado de transpirabilidad, siendo habituales hoy en día para sus respectivas aplicaciones en el sector de la construcción.

En aquellos casos en que la humedad por capilaridad presente importantes cantidades de sales higroscópicas, es conveniente introducir en el proceso un agente que ataque estos compuestos. Al preparar el mortero, a la mezcla de cemento, áridos y agua podemos añadir un aditivo sintético que cumpla esta función, así favoreceremos la completa eliminación de las sales arrastradas por el agua. Estos aditivos son más difíciles de encontrar en el mercado, por tratarse de productos muy específicos y de baja demanda, pero si este es tu caso, contacta con Hume Ingeniería y te facilitaremos su adquisición.

revoco-humedades

En el caso de que el mortero existente y contaminado estuviese constituido por un mortero de cemento, con ausencia total de yeso, existe la posibilidad de conservarlo en vez de reemplazarlo. Para ello sería necesario retirar las capas de pintura y enlucido, permitiendo al revoco primitivo eliminar la humedad preexistente por el mismo proceso de evaporación detallado para el muro.

¿Hemos aclarado tus dudas? ¿Todavía hay algo que se te escapa? Para todo lo que podamos seros de utilidad, no dudéis en contactar con nosotros, Hume Ingeniería está a vuestra entera disposición.