Encontrar la solución a un problema de humedad exige un paso previo común a todos los casos de humedades: identificar su origen. Sólo conociendo la causa de la humedad lograremos diseñar una solución plenamente efectiva. La etiología es la ciencia que estudia el origen o causa de un fenómeno, en el caso que nos ocupa, el paso previo y necesario para poner fin a nuestro problema de humedad.

Existen cuatro grandes grupos de clasificación en el origen de las humedades. Dependiendo de la fase constructiva en que se origine la causa de la humedad, estaremos en uno de los siguientes cuatro casos.

Humedades por error en el proyecto

Esta categoría hace referencia a aquellos problemas de humedad derivados de un diseño inadecuado durante la fase de redacción de proyecto. Obviamente la responsabilidad recae en el técnico redactor del proyecto y su equipo de proyectistas y, normalmente, la causa real responde a las prisas por entregar su encargo a tiempo. Los trabajos a contrarreloj en oficina a menudo derivan en negligencias de cálculo, de concepción, de omisión de información que, en definitiva, redundan en un diseño incompleto o incorrecto que pueda llegar a ocasionar humedades. Entre los casos típicos encontraremos:

  • Desconocimiento de la realidad física del terreno en que se proyecta la obra
  • Diseño de inadecuadas soluciones constructivas
  • Ausencia de detalles constructivos para la posterior ejecución
  • Incorrecto dimensionamiento o cálculo de los elementos con función de estanqueidad y salubridad
humedad proyecto

Humedades por error en la ejecución de obra

El propio nombre resulta clarificador. Estamos hablando de aquellos casos en que, por el motivo que sea, la ejecución a pie de obra no se realiza con la rigurosidad y profesionalidad que se presupone, ocasionando defectos constructivos que derivan en humedades a corto, medio o largo plazo. A menudo la concepción desde la oficina difiere de la realidad a pie de obra, lo que estadísticamente deriva en los siguientes problemas tipo:

  • Modificaciones del proyecto aprobadas durante la fase de ejecución, mal diseñadas desde su inicio, o bien diseñadas pero mal ejecutadas sobre la marcha
  • Incorrecta comprensión de las prescripciones de proyecto, que deriva en una deficiente ejecución de obra
  • Materiales de calidades y prestaciones insuficientes, en cuya elección primó normalmente el aspecto económico
  • Mano de obra poco cualificada o ausencia de supervisión por parte de personal técnico cualificado.
humedad obra

Humedades por falta de mantenimiento

El mantenimiento de los edificios es legalmente obligación de la Propiedad y, en última instancia, también la mejor pauta de recomendación para sus usuarios. El paso del tiempo y la exposición frente a agentes externos condiciona el grado de conservación y de funcionalidad de los elementos de la edificación. Cualquier falta de mantenimiento, tanto preventivo como correctivo, puede ocasionar un problema de humedad. Los ejemplos más típicos:

  • Desatención del calendario de actuaciones preventivas, demorando u omitiendo las revisiones periódicas del edificio y sus instalaciones
  • Omitir la corrección de un daño en el momento de su identificación, dando lugar con el tiempo a su agravamiento y consecuente repercusión de mayor calado
  • Obviar el mantenimiento exigible al edificio, normalmente “justificado” por el desembolso económico que supondría
casa humedad

Imponderables de uso

Los imponderables comprenden aquella serie de sucesos no previsibles a los que estamos expuestos por el mero hecho de hacer uso de nuestra vivienda. Estas variables son las que habitualmente quedan recogidas en un seguro de hogar, aunque existen otras que, por improbables, ni siquiera son englobadas en esta categoría.

  • Fugas y roturas accidentales en las instalaciones
  • Fenómenos climatológicos de fuerza mayor: riadas, inundaciones, etc.
  • Sabotajes o ataques vandálicos intencionados contra la propiedad.
humedad fuga

Esta relación de ejemplos no tiene carácter limitativo, existiendo otras muchas causas que, a la postre, originan problemas de humedad en las edificaciones. Cumpliendo las reglas de la buena praxis que rigen el sector de la construcción nuestro edificio estará preparado para enfrentarse a los agentes externos que podrían ocasionarle humedades.

Esta etiología es el proceso que explica la causa y el origen que da lugar a la humedad y, para los profesionales del sector, es precisamente el proceso inverso al de diagnóstico para ponerles solución. La etiología de las humedades comienza estudiando la causa, continúa explicando la evolución de los síntomas y concluye argumentando la existencia de las lesiones que observamos a simple vista. Los técnicos de diagnóstico de humedades iniciaremos nuestro estudio en la observación de las lesiones, avanzaremos razonando la evolución de los síntomas y concluiremos argumentando cuál es la causa que ha originado la humedad para, finalmente, diseñar la solución idónea para cada problema.