Las precipitaciones de los últimos días en localidades como Sada, Bergondo o Carballo han desembocado en impactantes episodios de inundaciones. En youtube encontramos vídeos de los servicios de emergencia auxiliando en zodiac a los vecinos. Medios de comunicación como La Voz de Galicia o el Diario La Opinión se han echo eco de esta catástrofe. Las redes de pluviales municipales han sido incapaces de desalojar los volúmenes de agua procedentes de las lluvias y han colapsado. Las calles se han convertido en ríos. Los comercios y viviendas de planta baja han visto cómo el agua invadía sus locales. Pero como siempre ocurre, después de la tempestad, llega la calma.

Las aguas han vuelto a su cauce (nunca mejor dicho), y es momento de hacer balance. Poco a poco la vida vuelve a la normalidad y toca afrontar las reparaciones. Suelos, paredes, muebles y, viviendas en general, han sido víctima de la humedad. En muchos casos los daños se cuantifican a simple vista. En otros tantos, lo peor está por llegar. El agua que ya no aflora dentro de nuestras viviendas, lo hace discurriendo bajo el terreno. Y esto es, si cabe, un riesgo todavía más peligroso para nuestra casa que una inundación puntual que, al igual que vino, se fue.

Seamos sensatos

¿Qué debemos hacer entonces? ¿Qué se recomienda hacer en estos casos antes de afrontar una reparación? La respuesta es tan obvia que muchas veces ni se nos pasa por la cabeza: debemos solicitar al profesional adecuado que evalúe nuestra vivienda. La humedad es muy traicionera. El agua tiende a aparecer por donde unos menos se lo espera. Pinchando en este artículo descubrirás a qué se expone tu casa tras la inundación. En él os detallamos los riesgos a los que se expone una vivienda al ser víctima de una inundación y por qué vale la pena confiarle su estudio a un técnico competente, antes de ponernos a reparar nada. Recuerda, si has sufrido en primera persona la inundación de estos días en localidades como Sada, Bergondo o Carballo, tal vez un par de minutos de lectura puedan serte de más utilidad de lo que nunca hubieras imaginado.