La humedad por capilaridad tiene origen en el agua del terreno y asciende a través de paredes y muros. Al provenir directamente del terreno, es típica de sótano y plantas bajas, normalmente a consecuencia de una deficiente o ausente impermeabilización de los cimientos.

Partes bajas de las paredes

La humedad por capilaridad se detecta avanzando desde las cotas más bajas de las paredes. Inicia su recorrido vertical desde el terreno, subiendo por detrás de zócalos y frisos y asomando en alturas del orden de un metro. Dependiendo de sus condicionantes, pueden llegar a alcanzar alturas mucho mayores.

El agua que asciende por la pared pretende evaporar al aire dejando atrás la pared, por eso forma abombamientos en la pintura, pudiendo incluso llegar a romper estas burbujas. En los casos en que la pared tiene azulejos o cualquier otro revestimiento que dificulte la evaporación, la humedad tiende a ganar más altura escalando por detrás de esta barrera.

madera humedades galicia

¿Sólo cuando llueve?

La absorción de la lluvia por el terreno es uno de los factores que más incidencia tiene en muchos casos de humedad por capilaridad, pero en realidad la capilaridad no tiene por qué estar ligada a ello. Mucha gente dice que en verano las humedades pueden desaparecer, al menos visualmente, y que al llegar el invierno se vuelven a manifestar. En realidad, lo que ocurre es que en verano la evaporación de la humedad respecto a la pared es mayor, por lo que se equilibra la ascensión del agua dando la falsa impresión de que no hay humedad subiendo por la pared.

sales en las paredes

Salitre

El agua del terreno asciende tras haber incorporado a su composición múltiples sales minerales de la tierra. Una vez en la pared, el agua se evapora pasando a formar parte del aire de esa estancia, pero las sales arrastradas quedan en la pared y cristalizan.

La presencia de sales puede ser peligrosa cuando se trata de sulfatos de magnesio, sodio o calcio, ya que son muy solubles e higroscópicos, por tanto, al cristalizar aumentan hasta un 40% su volumen. Debido a este aumento de tamaño generan tensiones internas en los materiales, pudiendo llegar a disgregar los componentes de muros y tabiques produciendo fracturas superficiales. Esto es muy típico en viviendas antiguas, donde se puede ver que ladrillo y piedras blandas literalmente se deshacen en polvillo.

sal en la pared

Zócalos y rodapiés

Suelen ser los primeros elementos afectados por la humedad y, consecuentemente, los que más tiempo están expuestos a sus efectos. Los zócalos de madera tienden a ennegrecerse y a combar, síntoma indudable de que están siendo víctima de un problema de humedad.

zócalo madera humedad

Existen distintas soluciones en el mercado para combatir la humedad por capilaridad, pero no existe una solución mejor que otra por decreto. En nuestra opinión profesional, para encontrar la mejor solución a la humedad por capilaridad conviene analizar las particularidades en cada caso concreto. Sólo conociendo las posibilidades específicas que nos brinda un problema, sabremos decantarnos por la mejor solución.