Las soluciones a la humedad capilar son muchas y muy variadas. Hace unas semanas os introducíamos a las soluciones más empleadas frente a esta humedad y, desde entonces, hemos insistido en que la mejor solución va a ser distinta en cada caso. En ocasiones, este mismo razonamiento puede llevarnos a justificar recurrir a las “no soluciones”.

Las “no soluciones” son actuaciones para combatir la humedad que, si bien no erradican la humedad en su origen y no evitan que se produzca, pueden resultar convenientes según el caso, porque mitigan sus efectos a una baja relación eficiencia-precio. Este es el caso típico de garajes o trasteros, donde habitualmente se suele recurrir a los sistemas de ventilación u ocultación, que no cortan la ascensión capilar sino que tratan de evitar los efectos de la humedad. Aunque desde el punto de vista constructivo no son propiamente soluciones, pues la humedad por capilaridad sigue ascendiendo desde el terreno, sí pueden ser la actuación más recomendable en algún caso, sobre todo cuando prime la economía y no estemos hablando de dependencias residenciales.

humedad en garaje

Los métodos que hoy veremos tienen en común esa “no solución”. Todos ellos tratarán de favorecer un rápido secado de los muros, acelerando la evaporación de la humedad en vez de evitar la entrada de esta humedad desde el terreno. La consecuencia negativa de todos ellos es que propiciarán un aumento de la humedad ambiental en las estancias sobre las que favorecen la evaporación, por lo que debemos combinar estas técnicas con adecuados sistemas de ventilación, capaces de dar salida a todo el aporte extra de humedad que estaremos ocasionando.

Higroconvectores Knaper

Este sistema se basa en ventilar el interior del muro afectado, efectuando la evaporación del agua que hay contenida en los poros del material. Consiste en efectuar perforaciones en el muro cada 25 cm aproximadamente y, en estos orificios, se introducen unos tubos cerámicos que tienen una inclinación hacia el exterior. Estos tubos insertados en los muros, captan el agua por efecto de la condensación y la vierten al exterior por efecto de la gravedad, a través del propio tubo.

knapen humedad

Cámara ventilada en el intradós del muro

Esta técnica es muy similar a la cámara bufa, con la ventaja de que permite una menor pérdida del espacio interior y suele tener un coste más reducido.

La cámara ventilada se realiza colocando sobre la pared una lámina drenante de láminas rígidas de PVC de pequeño espesor. La lámina quedará ligeramente holgada respecto a la pared gracias a unos tetones trapezoidales de unos 2 cm. Para que su posición sea fija, se clava mediante unos anclajes especiales al paramento afectado, por su cara interior, dejando aberturas en la parte inferior y superior que servirán de ventilación para la difusión del vapor de agua. Finalmente, se realiza el revestimiento del conjunto mediante mortero de cal y posterior pintado con pinturas transpirables.

Este sistema sólo se puede utilizar cuando el grado de humedad no es muy elevado, ya que de lo contrario, el vapor de agua condensaría y caería agua al suelo.

ventilacion interior humedad

Enlucidos altamente permeables al vapor de agua

Este es el caso típico de iglesias y monumentos antiguos de piedra, en los que conviene evitar actuaciones demasiado agresivas sobre materiales en delicado estado de conservación. En estos casos, se suele recurrir al revestimiento mediante morteros decorativos y macroporosos, ya que tienen la capacidad de aumentar la velocidad de evaporación del muro, favoreciendo su continua y rápida desecación.

Para su aplicación se debe eliminar previamente el revoco afectado por la humedad, dejando airear las capas superficiales del muro. Seguidamente estos morteros se aplican con la técnica del salpicado y se alisan ejerciendo la mínima presión necesaria para dejarlos lo más uniformes posible. Cuanta menos presión se ejerza en su aplicación, mayor será el tamaño del poro y por tanto mayor será la evaporación de la humedad. Para el acabado es indispensable utilizar pinturas porosas, como por ejemplo, el temple o silicatos. Lo que estaremos intentando será que el mortero succione la humedad del muro a través de sus poros, y la vaya transmitiendo a la atmósfera en forma de vapor de agua.

arreglar solución humedad iglesia

¿Cuál es la solución más efectiva contra la humedad? Esta es la gran pregunta que trae de cabeza a nuestros clientes, y nuestra respuesta es siempre la misma: la mejor solución a la humedad será distinta en cada caso. Cada uno tiene sus propias prioridades y sus propias circunstancias, así que nuestra propuesta de actuación va a ser siempre personalizada. Si necesitas a un ingeniero especializado en humedades para asesorarte en tu caso concreto, ¡estás de suerte! → Diagnóstico de humedades por ingeniero especializado