Las humedades son una de las causas que más devalúa una vivienda. Una casa con humedad a menudo supone un riesgo a nivel estructural, pero sobre todo, supone un riesgo para la salud de sus ocupantes. Estas humedades pueden presentarse de formas muy distintas, dependiendo de la causa que las genere. Hoy vamos a daros unas pequeñas pistas a quiénes estáis valorando comprar un piso, para que sepáis intuir si la casa de vuestros sueños oculta tras de sí un problema de humedades.

Humedades en bajos

Cuando visitemos una vivienda en contacto con el terreno, ya sea una casita unifamiliar o un bajo dentro de un edificio, debemos prestar especial atención a posibles síntomas de humedades por capilaridad. La humedad por capilaridad es la que tiene origen en el agua del terreno y asciende por las paredes. A la hora de inspeccionar una planta baja pendientes de encontrar humedades es recomendable fijarnos en las partes inferiores de las paredes. A menudo, los zócalos de madera presentan ennegrecimientos e incluso, en ocasiones, pueden haberse doblado por efecto de la humedad. Las partes bajas de las paredes pueden mostrar signos de afección en la pintura, normalmente abombamientos o desprendimientos. Si detectas que las partes bajas de las paredes presentan una capa de pintura distinta al resto de la pared o un friso de madera, ojo, pues podrían estar ocultando un problema de humedad por capilaridad.

casa humedad bajo

Humedades en sótanos

Los sótanos son estancias muy sensibles a padecer humedades. Sus características constructivas, soterrados con respecto al nivel de rasante exterior, aumentan la probabilidad de que se generen filtraciones de la humedad contenida bajo tierra. En estos casos, las paredes del sótano presentarán afecciones en gran parte de la franja soterrada, normalmente con burbujas en la pintura, pudiendo incluso llegar a desprenderse. Además, los sótanos suelen presentar también una deficiente ventilación, por lo que uno de los síntomas más intuitivos de humedad es ese olor característico a aire viciado, con una atmósfera cargada en la que cuesta respirar.

sótano humedad

Humedades en tejados

Caso típico de áticos y viviendas unifamiliares. Las últimas plantas de un edificio son, estadísticamente, las que más problemas de humedad padecen. Los defectos de estanqueidad de un tejado pueden ser muchos y muy diversos, dependiendo de su tipología constructiva y de los elementos accesorios que se dispongan. Uno de los problemas más habituales es la entrada de agua a través del contorno de chimeneas, antenas, velux… cuya impermeabilización perimetral se ha desatendido, dejando vía libre a la humedad. En estos casos, los efectos de la humedad suelen ser visibles y de bulto, pues la entrada de agua en episodios de lluvia tiende a ser abundante.

Humedad por filtración en terrazas y tejados. Hume Ingeniería

Humedades en terrazas

Un piso con terraza es uno de los reclamos más demandados en la actualidad en la compraventa de inmuebles. Las ventajas de disponer de una terraza de uso privativo son evidentes, pero no lo son tanto los posibles problemas que puedan acarrear. Las terrazas transitables requieren de un mantenimiento periódico que garantice un adecuado comportamiento frente a posibles entradas de agua. Los daños más comunes imputables a una terraza son afectación de las partes bajas de las propias estancias en contacto con la terraza, e incluso los techos de la vivienda emplazada justo debajo.

humedad terraza

Humedades por condensación

Las humedades por condensación son, tal vez, las más difíciles de intuir a la hora de examinar una vivienda. Uno de los síntomas más habituales suele ser el ennegrecimiento en determinadas zonas de las paredes. Normalmente son manchas coincidentes con la silueta de vigas y pilares, pero también afloran en sitios de difícil ventilación, como detrás de mesillas y armarios. El problema es que muchas veces este fenómeno se puede ocultar tras una simple mano de pintura, por lo que estas evidencias no lo serán tanto a simple vista.

empresa solución humedad

En cualquier caso, podemos buscar otros síntomas, tal vez más rebuscados, que igualmente denotan un problema de humedad por condensación. A menudo encontraremos pintitas de moho en el contorno de las ventanas, señal de que la humedad ha condensado en los cristales con cierta frecuencia. También podemos examinar los armarios por dentro, pues un exceso de humedad ambiental junto con una escasa ventilación revelarán formaciones de pelusilla blanca, síntoma inequívoco de la humedad por condensación. Colchones, ropa y otros enseres pueden también presentar decoloraciones imputables a un exceso de humedad en el aire.

armario humedad moho

En definitiva, un problema de humedad es una de las causas que a menudo consigue rebajar el precio de salida de una vivienda. Lo recomendable en estos casos es ser conocedor de la naturaleza de la humedad y del coste que implicará su reparación. Cada problema de humedad puede tener muchas y muy distintas soluciones, pero deja que sea un perito especializado quien valore en qué medida la humedad puede suponer una mala inversión. A la larga, puede que el descuento que consigas achacable a esa humedad, suponga un quebradero de cabeza que no se pague con dinero.